Aula inglés

Blog de Aula inglés



un programa de idiomas en el extranjero

Cómo aprovechar al máximo un intercambio de idiomas

El verano está a la vuelta de la esquina y es un buen momento para retomar esos propósitos del año y hacer una declaración de intenciones en lo que respecta al capítulo de aprender inglés. Más tiempo libre para hacer un curso de inglés, las vacaciones para aprovechar en un programa de idiomas en el extranjero, o simplemente aprovechar las tardes de ocio para realizar un intercambio de inglés son todas opciones válidas. El caso es practicar y practicar.

Si te decides por esta última, o si tienes la suerte de que este intercambio de inglés sea gracias a una estancia de idiomas en Inglaterra, te ofrecemos algunos útiles consejos para que aproveches al máximo tu tiempo.

Aprovecha al máximo tu intercambio de idiomas

Fuente: Flickr

  1. Frecuencia y duración del intercambio: lo ideal es que tu amigo extranjero y tú os encontréis una vez a la semana, con una duración de dos horas. Sed estrictos en el tiempo que dedicáis a cada uno, para que los dos obtengáis el máximo partido del encuentro.
  2. Número de personas: es posible que encuentres un grupo interesado en el intercambio, o quieras unirte a uno que ya esté en marcha. Nuestro consejo es que más de cuatro personas hace que no todos tengan oportunidad de hablar.
  3. Evalúa tu nivel de inglés: para que practicar en la conversación te resulte ameno debes tener un nivel intermedio, al igual que tu interlocutor. Será mejor si ambos tenéis un nivel similar, aunque no es necesario.
  4. Durante el tiempo de conversación en castellano: no corrijas los errores gramaticales todo el tiempo o frustrarás a tu compañero de intercambio y no querrá volver a practicar contigo. En los momentos en que tengas que hacerlo, sé educado y piensa en la sensibilidad del otro. Céntrate más en explicarle refranes o maneras de decir las cosas que son más coloquiales, más difíciles de aprender en un curso de idiomas. Te lo agradecerá mucho.
  5. Durante el tiempo de conversación en inglés: pide que tu interlocutor te explique aquellas palabras o expresiones que no entiendes, y que te ponga ejemplos de uso. Lleva a mano una libreta para apuntarlas, evitarás que se te olviden y podrás repasarlas en el futuro. Para la siguiente sesión, plantéate utilizar expresiones que hayas aprendido en la sesión anterior. Aprovecha también para pedir que te repita palabras que te resulta complicado pronunciar. Será una ocasión excelente para mejorar tu nivel en ese sentido.
  6. En ambos casos: elegid un tema de conversación común, algo que os interese a los dos y que no sea demasiado específico. Cultura, aficiones, viajes, son buenos temas de entrada. Evita la política, el fútbol y la religión, suelen ser temas que levantan sensibilidades.

Empieza el primer día con buen pie. En los primeros días de clase, es cuando se decide todo. Quién es el líder que implica a todos, quiénes son más callados, quién hace más preguntas… un quizás no conoces a nadie, pero los estudiantes y el profesor te están observando, con curiosidad, para ver cómo eres. En la presentación que hagas de ti mismo, trata de ser lo más asertivo posible, intenta intercambiar algunas palabras con tu compañero de pupitre y sé el primero en preguntar dudas y dejarte oír por los demás.

Llega siempre el primero a clase. La puntualidad es importante, pero no sólo para no perderte los primeros minutos de clase. Mucha gente suele llegar diez minutos antes y esperar en el banco a que abran la clase y venga el profesor. Es el momento idóneo para conocer gente y hacer amistades. Intenta ser siempre el primero en llegar y el último en irte.

Si estás estudiante en alguna de las universidades extranjeras que hay por todo el mundo, es importante que no te quedes únicamente con la vida académica del destino que hayas elegido. Existen muchísimos programas que te ofrecen la oportunidad de realizar todo tipo de actividades a la vez que practicas el idioma: Visitas turísticas, campeonatos deportivos… ¡Infórmate!

Participa mucho en clase. Deja hablar también a tus compañeros, pero siempre que el profesor lance una pregunta al aire, cómete la vergüenza y suéltalo. No importa si te equivocas. Toma la costumbre de ser los que participan en los diálogos, preséntate voluntario cuando nadie quiera salir a la pizarra, sé una persona valiente y eso dará muchos ánimos a los demás estudiantes.

Toma notas. Durante la sesión tu cerebro procesará mucha información, lo cual hará difícil que recuerdes todo lo aprendido. Las notas te ayudarán a repasar en casa cuantas veces necesites hasta aprender cómo formular preguntas, tiempos gramaticales, etc. Te recomiendo grabar cada sesión con tu móvil si deseas tener otro medio para recordar cada sesión.

Propón actividades fuera de clase. Cuando sea la ocasión adecuada, propón actividades para hacer fuera del ámbito de clase, máxime si estás en una academia en el extranjero. “Oye, voy a ir a tal sitio, ¿os venís?”. Trata de implicar a todos, tanto a los que hablan español como los que no, especialmente a estos. No hagáis grupos cerrados, ni marginéis a nadie.

Leer entrada