Aula inglés

Blog de Aula inglés



turismo familiar

Turismo familiar

Sólo hay una cosa mejor que viajar. Viajar y aprender idiomas. Lejos quedan los tiempos en que para conocer otra lengua debíamos pasar largas temporadas en una academia de nuestra cuidad, repasando vocabulario y modos verbales. Hoy en día las cosas han cambiado mucho; las posibilidades que se nos ofrecen son infinitas y cada cual resulta más original y atractiva.

Pero entre todas las ofertas destacan las que posibilitan aprender un idioma en su país de origen. Acentos de primera mano, paisajes, gentes y comida local, son algunos de los alicientes de los viajes de estudio. Porque está claro que para aprender un idioma, no sólo de gramática vive el hombre (o la mujer, o el niño). Hasta hace poco tiempo esta modalidad estaba reservada para estudiantes con cierta autonomía, por lo que estaba vedada para los niños, que son los que más facilidad tienen para este tipo de aprendizaje.

La llegada de los paquetes familiares ha supuesto una nueva forma de aprendizaje. Ahora, padres e hijos viajan y se alojan juntos, realizan todo tipo de actividades en grupo y reciben clases de idioma por separado, adaptadas a su nivel y edad. Es más, los progenitores pueden prescindir de la oferta académica y aprovechas las horas en los que sus hijos acuden a clase para realizar visitas culturales o simplemente disfrutando de las bondades del país de destino.

Por su parte, los niños también pueden optar por otro tipo de actividades más lúdicas como talleres, prácticas deportivas y juegos, eso sí, siempre con monitores nativos, lo que asegura un aprendizaje del idioma de forma relajada, divertida y, sobre todo, natural.
Debido a sus características, la oferta de estos paquetes está más disponible tanto en Semana Santa como en los meses estivales. ¿Y qué destinos son los más atractivos? Uno de los que mayor aceptación tiene, para el aprendizaje del inglés, es el de Malta, ese pequeño grupo de islas  que se encuentran a apenas noventa kilómetros de Sicilia. Se trata de un país mediterráneo, con unas estupendas playas, gentes muy amables y  una gran cantidad de recursos turísticos que visitar.

Otro destino muy recomendable para esta actividad es Irlanda, un país mágico donde los haya y cuyos habitantes tienen más que ver en la cercanía de su trato con nuestra forma de ser que con la de sus vecinos británicos, más fríos y distantes.

El alojamiento puede hacerse en familias, cuando viajan un adulto y un menor, o en los llamados Bed and Breakfast cuando el grupo es más numeroso. Otra opción muy atractiva es el alquiler de una casa rural, claro que esta opción obliga a disponer de un vehículo, ya que este tipo de viviendas suelen encontrarse en las afueras de las poblaciones.

En resumen, pasar unas vacaciones inolvidables y al mismo tiempo aprender o refrescar nuestro inglés, no está reñido con disfrutar de la compañía de nuestra familia. Se trata de una opción que cada vez eligen más personas y que tiene unos precios muy ajustados. Para ampliar información sobre los paquetes que ofrecemos, pinche aquí.

Leer entrada