Aula inglés

Blog de Aula inglés



manda a tu hijo al extranjero

¿Cómo animar a mi hijo a hacer un curso en el extranjero?

Es muy probable que, cuando nos sentamos con nuestros hijos a hablar de una posible estancia en el extranjero, la respuesta sea de inmediato rechazo: “me da vergüenza”, “tengo miedo a ir solo”, “me han dicho que se pasa mal”, “después de todo el curso estudiando, ¿queréis castigarme el verano con más clases?”…

Desde nuestra experiencia, creemos que los padres no deben forzar a sus hijos a realizar un curso en el extranjero pero, como en tantas cosas en la vida que son beneficiosas para ellos, sí debemos tratar de convencerlos. Debemos enfocar el curso en el extranjero, no como una manera forzosa de mejorar en el idioma, porque eso sucederá sin duda. Si no como un “campamento o viaje” de estudiantes de su edad. Nuestro hijo va a vivir una experiencia enriquecedora para su madurez, va a conocer un montón de sitios nuevos, va a pasarlo bien con un montón de nuevos amigos. Todo el curso está enfocado a que el estudiante se divierta, y vaya de esta manera interiorizando el idioma de forma más relajada y gratificante, como un bebé que aprende a hablar.

                                                                        Estudia en York

A continuación detallamos algunos posibles argumentos ante las quejas más comunes de los “primerizos” en cursos en el extranjero. Los estudiantes que ha probado, repiten, así que no hace falta mucha labor de convicción.

  • Si el estudiante tiene miedo a ir solo, hay que explicarle que va a estar en todo momento acompañado de un monitor. Los monitores son jóvenes con experiencia en trabajar con grupos que le ayudarán en todo lo que necesite, tanto si se pone malo, como si el nivel de su clase le parece alto, como si no sabe cómo orientarse los primeros días, si no se entiende con su familia, etc. Tener ayuda de una persona adulta y comprometida con su trabajo siempre es un plus para tener una buena experiencia, nunca se sentirá solo.
  • Si el estudiante piensa que no va a poder defenderse porque tiene poco nivel de inglés, hay que hacerle entender que todo el mundo pasó por esa etapa en el aprendizaje de un idioma extranjero. Tanto su familia, como su monitor, su profesor, sus nuevos amigos extranjeros, todos van a ayudarle para que se vaya “soltando” con el idioma poco a poco. Se le pondrá en un nivel adecuado donde se valorarán sus conocimientos y se tendrán en cuenta sus preferencias, nunca se le forzará a algo que no quiera.
  • Si piensa que es un aburrimiento dar tres lecciones de inglés al día en verano, hay que explicarle que las clases no van a ser como las que está acostumbrado a dar en España. Se trata de soltarse sobre todo a nivel oral, por lo que los profesores proponen juegos, debates, películas, teatro, etc. Está claro que hay que madrugar e ir a clase, pero el total de la experiencia compensa las clases. En algunos cursos incluso tienen piscina para hacer las actividades más divertidas, más que dar clase parecerá que están de vacaciones.
  • Si argumenta que no va a hacer amigos, debe pensar que la mayoría de estudiantes tampoco conocen a nadie. El hecho de que todos sean nuevos; que van a convivir muchas horas al día entre clases, actividades y excursiones; y el trabajo de los monitores y profesores para favorecer la interrelación, hace que enseguida se creen vínculos, que a veces desembocan en amistades para toda la vida.
  • Si cree que va a pasarlo mal por estar solo, has de decirle que está demostrado que desde el primer momento hará amigos de los que luego no se querrá separar, no sólo aprendes inglés, también haces amistades duraderas y que le harán más maduro ya que son completamente distintas a su círculo de amistades habitual.
  • Si tiene miedo de ponerse enfermo, has de decirle que tendrá un monitor que está capacitado para cuidar de cualquier tipo de enfermedad que le ocurra así como proveerle de cualquier medicamento necesario, eso no es ningún problema. Si el niño sufre de alguna enfermedad ocasional como por ejemplo mareos, puedes meterle su medicación con fin de que se quede más tranquilo para viajar.

Todos estos consejos harán que convenzas a tu hijo para realizar tan gratificante y rica experiencia, una vez realizada no querrán volver y por supuesto querrán repetir. Lo mejor de todo es que habrán mejorado notablemente no solo su idioma sino su madurez y cultura, habrán aprendido a manejarse solos y a hacer nuevos amigos, lo que les hará más fuertes.

Por supuesto, para que esto suceda, debe elegirse una buena organización de cursos de idiomas en el extranjero, esto es fundamental, siempre tienes que mirar que la agencia de idiomas esté cualificada y tenga títulos que la apoyen para garantizar tu seguridad y la de tus hijos. Os recordamos que en Aula Inglés poseemos varios cursos para jóvenes.

 

Leer entrada



Aula Inglés. Idiomas y experiencias.