Aula inglés

Blog de Aula inglés



comidas inglesas

Dime lo que comes y te diré lo que eres

Son palabras del jurista francés Jean Anthelme Brillat-Savarin (1755-1826), autor del primer tratado de gastronomía (Fisiología del Gusto, 1825). Toda una declaración de intereses, que llevó a la cocina francesa a lo que es todavía, una de las más prestigiosas del mundo.

Pero en Gran Bretaña, las cosas son diferentes. Tradicionalmente, siempre se ha dicho que los ingleses no saben comer. Y ello a pesar de que cuentan con uno de los mejores restaurantes del mundo, The Fat Duck, que se encuentra en Maidenhead, una localidad a menos de 50 kilómetros de Londres y que pertenece al prestigioso chef Heston Blumenthal. Y eso, por no hablar del mediático Jamie Oliver, su particular Arguiñano, más guapo pero menos simpático que el nuestro.

De hecho, en Londres pueden encontrarse restaurantes de cualquier lugar del mundo…, menos de Londres. Es una exageración, pero lo cierto es que la capital británica, que destaca por muchas cosas, no lo hace precisamente por su comida oriunda.

Aprovechemos para dar un rápido repaso por algunas de las delicias gastronómicas que podemos encontrar. Y nada mejor que empezar con un completo desayuno para coger fuerzas. Tradicionalmente el desayuno es la comida fuerte del día. Un english breakfast puede estar compuesto por una gran variedad de ingredientes cuyo denominador común es el colesterol: huevos revueltos o fritos, baked beans (judías blancas dulces con salsa de tomate) sobre una base compuesta por una tostada de pan de molde y mantequilla, patatas fritas, tomate al grill (posiblemente el ingrediente más sano), salchichas, champiñón salteado en mantequilla, beicon y, por supuesto, una taza de té.

Esta deliciosa bomba de relojería ha perdido terreno con los años a favor del llamado continental breakfast, constituido normalmente por un croissant o una tostada con mantequilla y mermelada. No obstante, se ingiera lo que se ingiera en el desayuno, la costumbre es tomar algo ligero a la hora del almuerzo: ensalada, sándwiches o algo similar. El plato fuerte, se deja para la cena que suele tener lugar antes de las nueve de la noche.

De entre los típicos platos que pueden encontrarse en Londres y, por extensión, en toda Inglaterra, vamos a hablar de dos: uno de carne y otro de pescado. Empezaremos por los famosos fish and chips. Como su nombre indica, no es más que pescado y patatas fritas, alimento tradicional de las clases más modestas. Habitualmente se usa cod (bacalao) o haddock (merluza) cubierto con un revuelto especial compuesto por harina y cerveza, entre otros ingredientes. Por su parte, el corte de las patatas es bastante grueso y, aunque van fritas, tienen un toque de grill que les da un acabado crujiente.

Lo típico es comerlo con los dedos, envuelto en un cucurucho de papel. Fundamental para realzar el sabor es añadir sal y vinagre de malta. Aunque todavía está muy extendido, cada vez escasean más los establecimientos donde encontrarlos.

El otro plato estrella de la cocina inglesa es el roast beef, un asado de ternera que se acompaña de patatas y hortalizas como las zanahorias. La carne se corta en finas rodajas y se acompaña de una deliciosa salsa llamada gravy.

Seguro que hay muchos otros platos. Os invitamos a compartirlos con todos en la zona de los comentarios. Por cierto, otro día hablaremos de las bebidas…

Leer entrada