Aula inglés

Blog de Aula inglés



When the cat’s away

El refrán completo dice “when the cat’s away, the mice will play” que se traduce literalmente por “cuando el gato está fuera los ratones juegan”. También es correcto decir “while the cat’s away…” (mientras el gato está fuera…).

Esta popular expresión intenta reflejar que cuando la persona que tiene la autoridad se marcha, el resto de personas que están bajo sus órdenes disfrutarán de su libertad. Así, personas cuyo comportamiento es controlado con rigurosidad, se descontrolan si la autoridad deja de ejercer su presión, en una especie de efecto opuesto.

Suele utilizarse en las relaciones entre padres e hijos (los hijos hacen fiestas en casa cuando los padres no están) y entre jefe y empleados (los empleados desatienden sus obligaciones cuando el jefe no está mirando).

Su origen es puramente zoológico; las ratas y los ratones proliferan cuando no hay gatos. Por ello, las sociedades toleran los gatos, incluso aquellas que no los consideran como mascotas. Proviene del siglo XIV y su origen es francés. Una de las primeras apariciones en el idioma inglés data de 1599, momento en que Shakespeare lo utiliza en su obra Henry V.

when the cat´s away

Lo llamativo de esta expresión es que son increíblemente similares sus homólogos en otros idiomas. Los españoles parecemos los más tranquilos de toda Europa, pues nuestros ratones, en lugar de jugar, pasean (Cuando el gato sale, los ratones se pasean) aunque en versiones menos populares se afirma que lo que hacen es pelear. En francés los ratones no juegan, más bien bailan (“quand le chat n’est pas là, les souris dancent”).

Te aconsejamos leer tambien:  Uso de los apóstrofes en inglés

Lo mismo hacen en italiano (“quando il gatto non c’è, i topi ballano”), mientras que los finlandeses son mucho más específicos y dibujan a los ratones bailando, o saltando, encima de una mesa (“Kun kissa on poissa, hiiret tanssivat/hyppivät pöydällä”). En Portugal hacen la fiesta completa (“quando o gato sai, os ratos fazem a festa”) mientras los ratones húngaros deben ser más ruidosos, porque en lugar de bailar chillan (“Nincs otthon a macska, cincognak az egerek”).

Por último, los más curiosos son los ratones turcos, que expresan su alegría porque el gato no está lanzando jabalinas (“Kedi olmayınca fareler cirit atar”). Lanzar jabalinas es sinónimo de estar en un sitio sin hacer nada, y de ahí viene la asimilación. El origen de esta variante ya daría para llenar otro artículo.