Aula inglés

Blog de Aula inglés



Vivir la gaita escocesa

Aunque el origen de la gaita no es escocés (se cree que la primera aparición de este instrumento fue en Oriente Medio) sí que goza del honor de ser el instrumento nacional de Escocia, porque fueron los músicos de sus tierras altas (“highlands”) los que perfeccionaron el instrumento y supieron llevarlo a su máxima expresión musical.

Existe incluso un campeonato de gaiteros mundial, que se celebra en Glasgow todos los años en agosto y reúne a los mejores gaiteros durante una semana. Es un espectáculo digno de ver, pues se puede disfrutar de las mejores bandas tocando música popular tradicional o versiones de canciones modernas.

También en agosto se celebra en Glasgow el “Piping Live!”, un gran espectáculo de música tradicional y contemporánea, lo que hace de la ciudad un lugar ideal para vivir en profundidad la experiencia de la música tradicional de gaita, planificando las vacaciones de verano con una estancia de inglés en Escocia.

Existen distintos tipos de gaita, aunque la más popular es la llamada “gran gaita”, que tiene un fuelle realizado en piel de oveja o cuero y se sopla a pulmón. No es extraño por ello que la palabra gaita deriva de “goat” (cabra). Otros sostienen que proviene del nombre de un oboe africano llamado “al-ghaita”. Los tres tubos de los que se compone están tallados en maderas nobles.

la gaita escocesa

Fuente Flickr

Si visitas Glasgow durante tu programa de inglés este verano, puedes probar suerte, aunque no es garantía que consigas arrancarle un sonido a este sofisticado instrumento.

Una curiosidad es que se utilizaba como instrumento de guerra en las marchas militares, puesto que su sonido fuerte se oía muy bien durante la batalla, además de para alegrar las reuniones sociales. Hoy en día, la gaita vuelve a estar de moda. Muchos cantantes y grupos musicales modernos incorporan este instrumento en sus composiciones.

Te aconsejamos leer tambien:  Celebrar la Navidad en Dublín

La gaita escocesa es muy parecida a la gallega, las diferencias están en la forma de la bolsa y el número de tubos, que hacen que el sonido final varíe un poco. Como la gaita asturiana es una versión de la gallega, también es muy parecida.