Aula inglés

Blog de Aula inglés



Ventajas de aprender inglés trabajando en puestos menos cualificados

Mudarse durante una temporada a un país anglosajón sigue siendo la alternativa más extendida entre quienes desean aprender inglés. El contacto directo con la lengua y la cultura propia de los sitios refuerzan los conocimientos, las habilidades y competencias que habitualmente se aprenden en academias o cursos.

El inglés, como cualquier idioma, va mucho más allá de las estructuras gramaticales y las normas de escritura y pronunciación. Las lenguas también remiten a los hábitos, los aspectos cotidianos, las costumbres y las formas de pensamiento.

Por ello, no es lo mismo que aprendas una lengua en un aula de un país no anglosajón que en cualquier escenario cotidiano de otro que sí lo es. En el primer caso, sin duda aprendes; en el segundo, además, lo vives. La experiencia propia es el plus que todos buscan para un mejor aprendizaje del idioma.

 

Aprender inglés trabajando, ¿qué opciones tengo?

Puedes viajar a países como Inglaterra, Australia o Estados Unidos con el propósito de estudiar inglés. Sin embargo, no es la única opción para aprender el idioma. De hecho, muchos estudiantes y profesionales que se han trazado esa misma meta deciden ir en busca de algún trabajo que les ayude a ganar fluidez y experiencia.

Cuando optas por esta vía, tienes en principio dos alternativas: trabajar en un sitio que hayas contactado de antemano y que tenga que ver con tu profesión o, por el contrario, emplearte en oficios menos cualificados.

En el primer caso, se trata de personas que ya cuentan con un dominio avanzado o alto del idioma y pueden enfrentarse sin mayores problemas a una entrevista de trabajo. Tienen fluidez, conocen el vocabulario de su área de especialización y, por lo tanto, no les es difícil  aspirar a una oportunidad de esta naturaleza.

Te aconsejamos leer tambien:  As quick as a wink

El asunto es que no todos los que viajan tienen un nivel de inglés alto. Es más, para la gran mayoría hacer las maletas supone el primer paso en su proceso de aprendizaje. En este caso, las posibilidades laborales se reducen, aunque no necesariamente por ello es una alternativa que deja de tener valor alguno.

 

¿Qué me aportan los trabajos menos cualificados?

 

aprender inglés trabajando

 

Los trabajos de media jornada en sectores como la hostelería, el pequeño comercio, el cuidado de niños o ancianos o las prácticas en empresas constituyen no sólo una vía directa para hacer frente a los gastos típicos de la estancia, como alquileres, comida o transporte, sino también la oportunidad de mejorar tu nivel de inglés de una forma directa y rápida.

Esto es especialmente útil si estás pensando en estancias relativamente largas. En el Reino Unido, por ejemplo, un buen número de estudiantes optan por ir a grandes núcleos urbanos como Liverpool, Londres o Manchester, lo cual supone mayores costes pero, a la vez, aumenta las posibilidades de encontrar un empleo.

Ahora mismo, un número significativo de estudiantes se decanta por trabajar como aupair, modalidad en la que se realizan labores de cuidado y formación de niños a cambio de la estancia y la alimentación. Otro sector que es bastante receptivo hacia alumnos extranjeros es el de la hostelería, especialmente en bares o restaurantes de comida rápida, o puestos en supermercados o tiendas. También destacan el voluntariado y las prácticas.

Si aún no te decides a dar el paso, es probable que desconozcas las múltiples ventajas que un trabajo menos cualificado pueda ofrecerte en tus aspiraciones de adquirir un buen nivel de inglés. Aquí te damos algunas de ellas:

  • Aumentas tus contactos:
Te aconsejamos leer tambien:  Aprende un idioma mientras realizas tus prácticas en el extranjero

Nadie viaja hasta Reino Unido para aprender inglés y se queda todo el día encerrado en casa. Tener un trabajo, aunque sea temporal, te permite relacionarte con personas nativas y de otras culturas, algo importante en la primera etapa de tu estancia. Está claro que sólo se puede aprender en compañía de los otros, y más si se trata de un segundo idioma como el inglés.

  • Conoces gente:

Aparte, al estar lejos de tu familia y de tus amigos, tener una rutina de trabajo te ayuda a conocer personas que, a corto o medio plazo, pueden acabar echándote una mano. Los contactos son muy importantes en situaciones como ésta.

  • Amplías tu formación en inglés:

Volvemos a lo de antes: un idioma no sólo se aprende en el aula ni con los libros delante. También es necesario el contacto con la gente, la integración cultural y un cierto nivel de mimetización con el ambiente. Los modismos, las frases hechas, los refranes, los acentos y hasta la jerga son elementos que es importante conocer.Cuanto más amplia sea tu concepción del idioma, mejor será tu formación en el área y mayores serán las competencias queadquieras. Eso sí, debes acompañar todo esto de disciplina y métodos de estudio.

  • Ganas experiencia:

Por supuesto, siempre te quedará la experiencia. Pero no sólo por lo que te aporta en el plano individual, sino porque, además, una estancia en el extranjero suele ser muy bien valorada a la hora de buscar trabajo. Si decides volver, ten presente que ya cuentas con una ventajaen tu área de especialización.