Aula inglés

Blog de Aula inglés



San Andrés, el protector de Escocia

El último día de noviembre Escocia celebra su día nacional, en homenaje a San Andrés, su santo patrono. Por desgracia, los escoceses no pueden disfrutar de este patronazgo en exclusiva, ya que San Andrés protege también a rusos, rumanos, griegos, malteses e incluso algunas ciudades españolas como Baeza. No obstante, de lo que sí pueden presumir es de que en sus tierras se de cobijo a sus restos, pues la tradición cuenta que descansan en paz desde hace quince siglos en la ciudad que lleva su nombre, situada en el condado de Fife.

Pocos escoceses conocen la historia por la cual un apóstol que no pisó nunca esas tierras llegó a ser considerado su patrón. Sucedió que un ángel se presentó en un sueño a un monje griego, San Rulo. El ángel ordenó al monje que llevara los huesos del apóstol desde donde se encontraban en Patras, Grecia, hasta Costantinopla. Pero sucedió que la expedición marítima se perdió y fue a parar a las costas de Escocia. La ciudad de Saint Andrews fue adquiriendo importancia históricamente, lo que influyó decisivamente en la veneración del santo como patrón del país.

Al primer discípulo de Jesús se le recuerda por ser el pescador hermano de San Pedro y porque según afirma la tradición, fue crucificado en una cruz en forma de aspa, que tomará su nombre, la Cruz de San Andrés. Por ello es esa misma cruz aspada, desde el siglo XII, la que se utiliza como símbolo de la bandera escocesa. Curiosamente, representa también la bandera de Tenerife.

La fiesta nacional se celebra como suelen celebrar todas las fiestas, con grandes cantidades de  comida tradicional regada por el whisky y los bailes al ritmo de la música de las gaitas escocesas.

Te aconsejamos leer tambien:  ¿Cómo organizar un curso de inglés en tu empresa?

El día de San Andrés está conectado además con el Advenimiento, que comienza el siguiente domingo tras la fiesta nacional. Además es origen de numerosas costumbres y supersticiones populares. Por ejemplo, las jóvenes escocesas solían ir a la iglesia a rezar el día antes de San Andrés para pedir un buen marido y esperando una señal de que habían sido escuchadas, manifestada en forma de una nueva superstición. Al regreso a casa, tiraban un zapato a la puerta y si este señalaba la dirección de la puerta significaba que la oración daría sus frutos
en menos de un año.

San Andres, Patron de Escocia



Aula Inglés. Idiomas y experiencias.