Aula inglés

Blog de Aula inglés



No smoke without fire

Hablar con refranes es un acto la mayor parte de las veces inconsciente, una forma de expresar matices que de otra manera se nos escapan. Los refranes son el frasco en el que la sabiduría popular viaja a través del tiempo (decía Don Quijote a su escudero que no hay refrán que no sea verdadero) y nos ayudan a aprender comportamientos sociales y conceptos morales aplicables a la vida común. Son advertencias, consejos, la recopilación de la experiencia de un pueblo.

Por eso, cuando hablamos en inglés, muchas veces intentamos hacer la traducción literal de un refrán y claro, descubrimos que en ocasiones esta operación no funciona. Porque cada pueblo ha tenido a lo largo de la historia sus propias experiencias y las expresa de manera distinta. A veces la expresión británica no tiene nada que ver y nos sorprende el giro que toma en esta lengua. Otras, como es el caso de hoy, el refrán en inglés tiene un paralelismo curioso con el español.

There is no smoke without fire, o también where there is smoke there is fire, es el refrán que usan los británicos para expresar que normalmente las acusaciones se fundan en hechos o que siempre existe algo de verdad en los rumores. En resumen, que “cuando el río suena, agua lleva”. Traducido literalmente diría que donde hay humo, hay fuego (no hay humo sin fuego). Llama la atención que los ingleses hayan escogido el fuego y nosotros el agua para expresar esta relación entre causa y efecto.

Si examinamos la etimología del refrán descubriremos que viene de un lugar más cercano del que podemos pensar inicialmente. Su origen se remonta al siglo XIII, momento en el que Plautus Curculio pronunció por primera vez la sentencia “flamma fumo est próxima” (la llama está cerca del humo). Desde entonces los franceses también la adoptaron y apareció por primera vez en el repertorio de dichos británico en 1422 (T.Hocckeve, Works).

Te aconsejamos leer tambien:  Promoción del aprendizaje de las lenguas