Aula inglés

Blog de Aula inglés



Moverse en Londres al mejor precio. Primera parte.

Londres es una ciudad muy grande. Cada día se levantan en los más de 1.700 metros cuadrados de la capital de Inglaterra sus casi 14 millones de habitantes. Algunos van a trabajar, otros al colegio o a la universidad, el resto a múltiples y variadas tareas. Todos tienen algo en común, necesitan un medio de transporte para desplazarse por la urbe. En este artículo te enseñamos como moverse en Londres de la forma más barata.

El coche no es algo común, sobre todo si se vive cerca del centro (zonas 1 a 3), especialmente porque el perímetro central de la ciudad está limitado al tráfico y se ha de abonar una tasa especial por congestión si se quiere circular dentro de él. Unido esto a la dificultad de aparcamiento, el coche no aparece como la mejor opción para moverse, ya que además el transporte público es rápido y eficiente.

En cuanto al transporte público, el metro es el gran protagonista y el preferido de los londinenses. Es el más antiguo del mundo y transporta entre sus 274 estaciones a más de tres millones de pasajeros al día. Está dividido en seis zonas y existen diferentes tipos de billete (simple, fin de semana, cinco días, tarjeta permanente) que se adaptan al tipo de estancia que vayas a realizar. En nuestra próxima entrada te ayudaremos a elegir cuál es el más conveniente para ti.

No obstante, no puedes olvidar la red de autobuses, que conecta toda la ciudad por la superficie. Es el transporte público más barato, así que si tienes tiempo pero poco dinero, ésta es tu opción más económica y la mejor manera de conocer la ciudad. Como la mayoría de autobuses son de dos plantas, elige siempre subir a la de arriba y colócate cerca del ventanal de la parte delantera. Disfrutarás de la ciudad cómodamente y desde otro punto de vista, y no te importará tardar un poco más en el trayecto. Hay más de 15.000 paradas por toda la ciudad y las líneas cruzan los puntos más diversos, así que siempre habrá alguno que te convenga. Además, no es tan difícil utilizarlos como pueda parecer, pues los carteles de las paradas son bastante explicativos. Si necesitas más información, siempre puedes pedir un mapa de la red de autobuses en los puestos de información de transporte que verás repartidos por la ciudad.

Te aconsejamos leer tambien:  El sello de Confianza Online garantiza la confiabilidad de Aula inglés

Para el autobús también existen distintos tipos de billetes, de los que hablaremos pronto, y además algunos son combinables con los de metro. Otra ventaja es que, aunque la mayoría de autobuses diarios solo funcionan hasta media noche, tras esta hora son sustituidos por la red nocturna, que se distingue por tener la letra N delante del número de la línea.

Si lo que quieres es hacer ejercicio mientras ahorras dinero, entonces hazte con una bicicleta. Te conviene si tu estancia en Londres va a ser de unos meses porque estás haciendo un curso de inglés y la escuela te queda cerca de casa. Incluso si tu estancia es más corta, puedes alquilar una bicicleta para hacer un tour por el Támesis o atravesar alguno de los parques distribuidos por toda la ciudad.

Verás que cada vez más londinenses optan por este medio de transporte y la ciudad también está poniendo de su parte, facilitando a los ciclistas la circulación. Hace aproximadamente un año la capital inauguró su sistema de alquiler de bicicletas, que es muy apropiado para los amantes de las dos ruedas. Es un sistema económico para trayectos cortos ya que la primera media hora es gratis, pero aumenta bastante de precio si lo que quieres es moverte con ella durante todo el día.

como moverse en Londres

Fuente



Aula Inglés. Idiomas y experiencias.