Aula inglés

Blog de Aula inglés



Las peculiaridades de los británicos

Trasladarse de país no es nada fácil. Además de contar con la barrera lingüística, hay que tener en cuenta el choque cultural. Aunque solo sea por unos meses, antes de ir a estudiar inglés a Inglaterra es una buena idea recopilar toda la información posible sobre la cultura, tradiciones, manías y costumbres del pueblo que te recibirá. De esta manera no te crearás falsas expectativas que puedan decepcionarte o hacer que tu experiencia sea menos gratificante de lo que esperabas. Para ayudarte con esta tarea, hemos recopilado para ti cinco peculiaridades de los británicos que pueden ser útiles en tu viaje.

Les gusta participar
Al menos esa fue mi experiencia con los cursos de inglés. En España estaba acostumbrada a clases masivas, en las que el profesor explicaba la gramática y los alumnos se limitaban a llenar las hojas de su cuaderno de apuntes. Cuando fui a Londres a realizar mi curso de inglés me sorprendió que los estudiantes hablaban tanto o más que el profesor. Sucedió lo mismo en los tres centros que probé. Prepárate para romper tu timidez, es lo mejor que te puede pasar si quieres acelerar tu aprendizaje. Se esperará de ti que aprendas por tu cuenta y demuestres tus conocimientos al final. No hay mejor forma de aprender un idioma que a base de prueba y error, es decir, de intentar comunicarte con tus amigos, compañeros y profesores, y si con suerte te corrigen en el caso de que no utilices la forma gramatical correcta, verás como en muy poco tiempo has aprendido muchísimo vocabulario nuevo, tienes una conversación mucho más fluido y has agilizado tu capacidad de comprensión.

Te aconsejamos leer tambien:  El verbo “to put”

Tienen un sentido del civismo muy interiorizado
Fue lo primero que me llamó la atención cuando me marché a vivir a Londres. Los ingleses son educados y ordenados, hacen colas para todo (escaleras mecánicas en el metro, la entrada del ascensor…) y las respetan siempre. Ármate de paciencia y no intentes saltártelas. Quizá nadie te dirá nada (educados incluso para eso) pero recibirás más de una mirada incómoda. Nunca intentan evadir sus impuestos o colarse sin pagar en los sitios, sienten vergüenza solo de pensarlo, así que aprendamos de esta cultura, es un buen momento para tomarse la vida con más calma, estructurar nuestra mente y aprender a ser más precavidos y prudentes.

Saben controlar sus emociones
Es difícil saber cuando un inglés está enfadado, excepto si ha superado su límite y ha comenzado a gritar. Pasan de cero a cien sin pasar por términos intermedios, de manera que la expresión de un rostro británico nunca te va a revelar el estado de ánimo en el que se encuentra su dueño. Mi profesor de inglés, por ejemplo, se comportaba siempre como un perfecto caballero, incluso cuando le sacábamos de quicio en clase.

Son como impasibles, podríamos decir que tienen un poco las características del hielo, se mantienen duros y perseverantes durante mucho tiempo, pero cuando se calientan, su estado de ánimo cambia tan rápido como cuando se derrite un hielo en verano.

Su sentido del humor es único
Se ríen de todo, incluso de sí mismos, con un sentido del humor ácido y refinado, que puede llegar a ser punzante para el objeto de la broma, que suele incidir en verdades incómodas. Basan las bromas en la ironía, no recurren al chiste fácil.

Te aconsejamos leer tambien:  Diferencias entre moneda y divisa

Son eficientes
De todos es sabido que comen en muy poco tiempo (unos quince minutos), terminan su jornada puntuales y son precisos y metódicos en las tareas que realizan. Si vas a trabajar en el país, definitivamente tendrás que acostumbrarte a un ritmo diferente.

las peculiaridades de los britanicos

Como siempre, los estereotipos son generalizaciones o simplificaciones de la realidad. Así, seguramente conoces ingleses que no responden a este patrón, pero tener en cuenta estos aspectos te ayudará a sorprenderte menos cuando estés tratando de sumergirte en la cultura británica.

Por no hablar de sus horarios. Ellos suelen tomar un snack sobre las 12 am, nada de comidas largas y pesadas, como hacemos en España, ellos toman algo a mitad mañana, que les sirve como “lunch” y llenar un poco su estómago y luego sobre las 17h cenan “dinner”.

Desde luego es un ritmo  alimenticio mucho más sano que el nuestro, ya que nosotros al cenar tan tarde, todas las calorías se van directas a la cama, puesto que no tenemos tiempo de quemarlas.

En cambio ellos, después de la cena, quedan a dar una vuelta o realizar alguna actividad con amigos y familia.

Todo esto conlleva que su horario laboral finalice antes que los nuestros por lo que consigue vivir más de día que de noche.  Al principio lo verás extraño y a la hora de acostarte tendrás la sensación de que podrías volver a cenar otra vez, pero no desesperes, te recomendamos que te tomes una pieza de fruta o un vasito de leche o té antes de dormir, al cabo de una semana estarás ya más que acostumbrado.

Recordad amigos: nada nos hace más ricos que viajar, conocer otras culturas, hacer nuevos amigos y aprender otros idiomas.

Te aconsejamos leer tambien:  Dublin Fringe Festival

Es tu momento, vive una experiencia diferente!

 



Aula Inglés. Idiomas y experiencias.