Aula inglés

Blog de Aula inglés



El punting, la mejor manera de relajarse en los ríos y canales ingleses

No se puede vivir en ciudades como Oxford o Cambridge sin contemplar el punting como una de las actividades de ocio claves de la temporada estival. Desde que comienzan a calentar los primeros rayos de sol de la tardía primavera hasta que llegan los fríos y la humedad invernal, los británicos aprovechan las tardes para subirse a una de estas típicas embarcaciones y recorrer sus ríos relajadamente.

El punt es un barco de madera pequeño en el que caben de dos a cuatro personas, parecido a una góndola. Tiene una forma rectangular y está diseñado para navegar en ríos lentos y de poca profundidad. La diferencia principal con las góndolas es que éstas se propulsan con un remo, mientras que el punt lo hace con un palo que se apoya en el fondo del río y se empuja para hacer avanzar la embarcación.

Originariamente fueron construidos en Londres como plataformas para cargar y transportar mercancías a lo largo del río, o bien para cazar aves y pescar, pero desde finales del siglo XIX comenzaron a utilizarse como embarcaciones de recreo y se extendieron por todo el país. En las últimas décadas, se han hecho populares también las carreras de punts, sobre todo en las universidades, de manera que se ha evolucionado a una nueva versión de los mismos construida con aluminio y otras fibras sintéticas para hacerlos más flexibles y ligeros.

Aparentemente, manejar un punt no es tan fácil como parece. Ya en la novela Three Men in a Boat (1889), el narrador explica que se aprende enseguida a llevarse bien con la embarcación, pero se necesita mucha práctica antes de poder navegar con la suficiente dignidad y sin que el agua te moje por completo.

Te aconsejamos leer tambien:  Matchmaker Ireland, una cita con Cupido en Irlanda

Las ciudades donde ésta tradición está más arraigada son Oxford y Cambridge. Ambas tienen estilos diferentes a la hora de hacer punting, y creen que el suyo es el correcto. Sus ríos son bastante concurridos, especialmente en pleno verano, en que los locales y estudiantes universitarios aprovechan para parar en alguna de las laderas a hacer un picnic antes de regresar a casa o tomar el almuerzo en uno de los agradables pubs de las orillas. Es una estupenda forma de pasar el día, observando relajadamente cómo fluye el río y sus pasajeros mientras se bebe un refresco o se come un sandwich.

En Oxford, por ejemplo, el punting es una actividad sorprendentemente tranquila y rural, excepto si estás alrededor del Puente de la Magdalena. El mejor lugar de la ciudad para practicarlo es comenzar junto a Port Meadow y dirigirse al oeste. En Londres lo puedes hacer en Mile End Park y en Cambridge en cualquier lugar del río Cam, pues tienes varios puntos de alquiler a lo largo de la rivera.  Otras ciudades con posibilidades son Durham, Lancaster y Stratford-upon-Avon.

Es algo que no te puedes perder, así que te aconsejo que si durante tu estancia en Inglaterra tienes la oportunidad y decides probar, empieces por aprender de un punter con experiencia. Observa cómo sostiene el palo y lo desliza al fondo con suavidad. Si lo que quieres es participar en las carreras, lo mejor es que te apuntes a un club. Y no olvides trabajar la coordinación y el equilibrio, ¡no vaya a ocurrir que seas tú el que termine en el fondo del río!

punting

Fuente



Aula Inglés. Idiomas y experiencias.