Aula inglés

Blog de Aula inglés



¿Cuándo sé que mi hijo está preparado para realizar un curso en el extranjero?

No hay una edad exacta para enviar a un niño a realizar un curso en el extranjero. Ya la mayoría de los padres lo saben pero cada niño es diferente del resto de niños de su edad y del resto de estudiantes de su clase. Las necesidades y madurez de cada adolescente varían mucho dependiendo de muchos factores como por ejemplo su formación, su entorno escolar y familiar o su propia personalidad. Es lo que hace que cada persona está única. Entonces, es imprescindible  no esforzar a sus hijos a realizar un curso en el extranjero.

Hay estudiantes que demandan hacer un curso de inglés en verano porque van otros amigos o porque les apetece conocer un nuevo país, cultura, hacer nuevos amigos en otros lugares… y también mejorar su manejo del idioma. En este caso, está claro que el primer paso hacia la mejora del nivel de inglés de nuestros hijos, ya está dado. Que la intención de tener este tipo de experiencia venga de ellos mismos es un gran avance, ya que la actitud hace mucho en estos casos. Sin embargo, hay estudiantes a los que la sola mención de la posibilidad de viajar solos a otro país les asusta y es inmediatamente descartada. No se ven capaces de estar lejos de su familia o amigos, o de adaptarse a otras culturas y formas de vida. Tampoco se ven con el suficiente nivel para entender y para ser entendidos, y esto les provoca un sentimiento de rechazo hacia este tipo de viajes. Así que, cuando se da este segundo caso, la pregunta es, ¿debemos obligar a nuestros hijos? ¿Qué hacer si no consideran este tipo de experiencia como una opción posible?

Te aconsejamos leer tambien:  Descubre Inglaterra: Oxford

Animar a nuestros hijos a mejorar su idioma, abrir su mente a otras culturas y vivir una experiencia fuera de su casa y sin la protección de sus padres, es siempre una buena idea a partir de los 12 años. Es una vivencia que les ayudará en el terreno educativo mediante el refuerzo y mejora de un segundo idioma, pero también en su crecimiento personal, madurando a través de su primera experiencia como persona individual sin la constante supervisión y ayuda paternas. Pero todos los cursos y destinos no son aptos para todas las edades y tipos de estudiante por lo que es fundamental y de vital importancia informarse bien de todos los detalles que este viaje puede conllevar, y pedir referencias y asesoramiento a las agencias que nos ayuden a organizarlo, siempre implicando al estudiante en todo el proceso para que se sienta en control y lo suficientemente informado y seguro del viaje que se dispone a realizar.

Para la mayoría de estudiantes su primera experiencia en el extranjero acaba resultando enormemente enriquecedora, divertida y transformadora, y todos vuelven muy satisfechos de su estancia, contentos de haber hecho nuevos amigos y haber experimentado una nueva cultura, y sobre todo con muchas ganas de repetir y volver al lugar donde han creado recuerdos tan especiales. En ningún momento debe verse como un castigo u obligación para el estudiante, sino como todo lo contrario, una recompensa, una experiencia divertida y una manera diferente de disfrutar de sus vacaciones. Por eso, lo mejor es dejarse asesorar por el profesor de inglés del colegio u academia a la que asista, y, sobre todo, por una buena organización experta en el tema  a la que acudir y con la que poder organizar una reunión con el estudiante. Así, un profesional evaluará y decidirá, basándose en el nivel de idioma, ganas de realizar esta experiencia y madurez mental del adolescente, qué curso de todos los disponibles es el más adecuado para que el impacto inicial, el cual es completamente normal, se minimice y cueste lo menos posible. Si conseguimos dar con el lugar y curso idóneos para nuestro hijo, la probabilidad de que disfrute la experiencia al máximo aunque inicialmente fuese reacio a la idea es muchísimo más alta. Por lo tanto, la correcta elección del sitio y curso adecuados serán la clave del éxito o fracaso de esta experiencia.

Te aconsejamos leer tambien:  Au pair en Inglaterra

Cuándo sé que mi hijo está preparado para realizar un curso en el extranjeroUna de las ventajas de hacer un curso al extranjero es también  la oportunidad de hacerse amigos de todo el mundo y descubrir sitios nuevos. Muy a menudo en las escuelas de idiomas al extranjero las tardes son generalmente reservadas para hacer excursiones y actividades. Verá que es muy divertido. Por fin, hacer un curso al extranjero, es hacerse recuerdos para toda la vida. Seguro que querrá repetirlo el verano siguiente.

La preparación antes programa, tanto educativa como psicológica, y la paciencia y ánimo de los padres antes y durante los primeros días, es fundamental. Si se ha elegido una organización y depositado nuestra confianza en ella, hay que dejar que los monitores y los profesores hagan su trabajo, y el curso será un éxito tanto a nivel lingüístico, como de diversión para nuestro hijo. Por lo tanto, es importantísimo que previamente les proporcionemos todas las herramientas, no solo lingüísticas sino psicológicas posibles para que se sienta seguro, preparado y capaz de realizar este viaje. Si el niño siente desconfianza, inseguridad o ansiedad respecto a la experiencia, y no se le proporcionan los medios para gestionar estos sentimientos, ni sienten un apoyo constante que les reafirme cuando experimentan estos miedos, es posible que el impacto de los primeros días sea tan grande que no se pueda mitigar ni arreglar a lo largo del resto de la estancia. Por lo cual, lo más vital es asegurarnos que  tanto previamente como durante, se sientan apoyados y respaldados. Esta seguridad les dará la confianza suficiente para volar por sus propios medios y aprovechar su nueva experiencia lo máximo posible.



Aula Inglés. Idiomas y experiencias.