Aula inglés

Blog de Aula inglés



Conversar en inglés, ¿talento o hábito?

Nacemos mejor dotados para unas actividades que para otras. A algunos se les dan mejor las matemáticas. Otros tienen habilidades espaciales para los idiomas, pero son incapaces de resolver una ecuación. ¿Cuál es tu caso?

Hablar en ingles

Si eres de las personas que ven imposible pronunciar una frase completa en inglés, no desesperes. La conversación no es una cuestión de talento, sino de práctica o hábito. Es cierto que a otras personas les cuesta menos aprender inglés y hablan con fluidez desde las primeras clases, pero eso no significa que para ti sea un obstáculo insuperable.

  • La conversación es cosa de oído: y no hay mejor manera de adquirirlo que con una inmersión lingüística total mediante una estancia de idiomas en Inglaterra, Irlanda, Malta u otro país donde sea la lengua base. Si no puedes permitírtelo, intenta que tu día a día se envuelva con sonidos en inglés: música, películas, amigos… todo vale mientras esté orientado a desarrollar la capacidad de escucha.
  • Después de escuchar, entender: no vale de nada que escuches inglés todo el tiempo si no lo entiendes. Poco a poco vas a tener que desarrollar la capacidad de comprensión. Una técnica muy efectiva para hacerlo es utilizando audiolibros. Sigue con la vista las palabras que vas escuchando en la grabación y comprobarás que cada vez te cuesta menos trabajo reconocerlas. Pronúncialas con tu voz interior.
  • Sentirse cómodo con la propia voz: al hablar en otro idioma a veces nos cambia incluso la voz. Por eso nos sonamos raro y eso nos corta a la hora de lanzarnos a hablar. Lee en alto cuando estés a solas y acostúmbrate a cómo suena tu voz en inglés antes de salir al gran público. Te sentirás mucho más cómodo.
  • Llevar la caja de herramientas: que consiste, principalmente en dos tipos de utensilios. Por un lado el vocabulario. Sin palabras no puedes hablar, de forma que cuanto más vocabulario tengas, más frases podrás hacer. Por otro lado tienes expresiones que utilizarás como comodín cuando te estén hablando y no entiendas lo que te dicen. “Could you repeat it?”, “Can you say it again?” o “I beg your pardon?” son algunas de ellas.
  • Lanzarse al agua: porque llegará el día en que tendrás que ponerte delante de un angloparlante, abrir la boca y empezar a hablar. No es el fin del mundo, no pasa nada, porque no se trata de una oportunidad que pierdes para siempre si no lo haces bien. Habrá una siguiente, y otra, y otra más hasta que consigas dominar el idioma. Comprobarás la paciencia que tienen los ingleses y sus ganas de entenderte. Supera la timidez, porque es tu mayor barrera para tener conversaciones en inglés, mayor aún que la falta de talento.
  • Te gusta la música, ¿ verdad ? La música es también una herramienta ideal para aprender un idioma extranjero. El mejor reflejo es ver como todos nos sabemos de memoria alguna canción en inglés que nos traiga buenos momentos y grandes recuerdos.  El problema es que muchas veces acabamos tatareando estas canciones ya que muchas palabras no las llegamos a captar. Pero esto tiene solución: busca en internet la letra de esa canción que tanto te gusta, léela detenidamente y busca aquellas palabras que aún leyéndolas no entiendas. Así conseguirás por fin saber cual es el significado total de esa canción y de forma indirecta aprenderás vocabulario que ya no se te olvidará.
  • Las series y las películas. Son también un método muy útil para aprender un idioma extranjero. Ya que practicando un hobby estás continuando con ese aprendizaje puesto que al ver  y escuchar películas y series, tu cerebro cambia el chip a otro idioma y se esfuerza por entenderlo, y conseguirá que muchas cosas se vuelvan familiares para ti. Será el momento en el que te pongas a estudiarlas cuando observarás esa mejora, tanto a la hora de pronunciar las palabras como la forma y contexto en el que emplearlas. A base de escuchar y escuchar a tus actores favoritos, encontrarás palabras y expresiones y comenzarás a utilizar la entonación correcta.
  • Las pasión por las nuevas tecnologías. Generalmente todos nos rodeamos de aparatos electrónicos y tecnológicos con los cuáles pasamos muchas horas de nuestra vida, bien por motivos laborales, bien por entretenimiento, o simplemente porque se han convertido en una herramienta social de comunicación. Por lo que es una buena forma de aprovechar esta oportunidad para poner nuestros aparatos programados en otro idiomas, ya que es una buena técnica para aprender por ejemplo a guiarte mediante el Gps en inglés mejorando así tu vocabulario dando direcciones, o por ejemplo realizando compras y pedidos en inglés el cual te mostrará vocabulario más especifico muy útil para tu vida diaria.
  • Como os hemos podido enseñar en este artículo, aprender y mejorar un idioma no tiene porque ser siempre un gran esfuerzo y muy aburrido. Tenemos que ser listos y aprovechar las oportunidades comentadas para ir mejorando un segundo idioma. Porque siempre ha sido importante aprender idiomas, pero en el mundo globalizado en el que vivimos, se ha convertido en una necesidad.
Te aconsejamos leer tambien:  Aprender inglés en el extranjero: Cuatro caminos efectivos


Aula Inglés. Idiomas y experiencias.