Aula inglés

Blog de Aula inglés



¿Alojamiento en familia o en residencia?

Cuando pensamos en enviar a nuestros hijos a un curso al extranjero, una de las primeras dudas que se nos plantea es elegir que se alojen en una familia de acogida nativa o en una residencia de estudiantes. ¿Dónde estarán mejor cuidados? ¿Dónde se sentirán más cómodos? ¿Dónde aprenderán más inglés?

Por nuestra experiencia, no hay un tipo de alojamiento perfecto, sino uno más adecuado para cada tipo de estudiante y que cambia según su madurez. Los estudiantes más jóvenes, que viajan por primera vez, o que son bastante dependientes de sus padres, es recomendable que se alojen en una residencia.

Las residencias en los países de habla inglesa suelen ser colegios privados, que durante el verano alquilan sus instalaciones a escuelas de enseñanza del inglés como lengua extranjera. En las residencias se alojarán grupos de españoles, pero también de otras nacionalidades, con lo que se favorece la práctica del idioma, el respeto por otras culturas y el aprendizaje a la convivencia.

Las comidas y las clases se suelen dar en la propia residencia, con lo que los estudiantes están muy controlados. Todos los días se organizan actividades deportivas, juegos o se proyectan películas. También se realizan excursiones periódicas, pero siempre van acompañados de monitores. Éstos duermen en la residencia, normalmente en habitaciones próximas a los estudiantes, por lo que están muy pendientes de sus necesidades y obligaciones en el curso.

De esta forma, al estar con otros niños españoles, no hablarán inglés todo el día, pero su integración será más rápida y se sentirán mucho más arropados por los compañeros y monitores. Esto facilita un mayor aprovechamiento del curso. También con esta opción se puede predecir como será las condiciciones de vida y como es el alojamiento porque no existen muchas diferencias entre las residencias a través de los colegios privados.

Te aconsejamos leer tambien:  Cómo seleccionar a la Au Pair ideal

Residencia Liverpool

 

Por otra parte, el alojamiento en familia es lo más conveniente para estudiantes que ya han viajado antes al extranjero. Las ventajas son:

  • Reforzará constantemente lo aprendido en clase en situaciones totalmente auténticas que no podría encontrar en una residencia y que prepara el estudiante para el mundo real donde, especialement si tienen ganas de viajar o vivir en el extranjero en el futuro.
  • Vivirá las 24 horas al día de inmersión total en la forma de vida y cultura, enriquecimiento y crecimiento imprescindible para su madurez como persona.
  • Tendrá que resolver por sí mismo ciertas situaciones como despertarse, coger el autobús solo, comprar cosas en las tiendas, importantes para su independencia, por lo que no podemos pretender que el monitor esté las 24 horas detrás de nuestro hijo. Aunque por supuesto está disponible para lo que necesiten.

Tenemos que pensar que las familias inglesas, irlandesas o maltesas acogen estudiantes por motivos fundamentalmente económicos, aunque también pasan una serie de entrevistas y sesiones formativas que garantizan que son familias adecuadas para cuidar y relacionarse con jóvenes extranjeros. Por tanto, no podemos esperar que nuestro hijo tenga las comodidades y cuidados de casa. Además, las costumbres con respecto a estructuras de las casas, horarios y limpieza suelen ser muy diferentes a las de nuestro país. Lejos de suponer un “trauma”, esta experiencia ayudará al estudiante a apreciar más su vida en España y a valerse más por sí mismo, y además, el curso “sólo” dura un mes.

En realidad los estudiantes suelen encontrar una familia con que quieren mantenerse en contacto a causa de su generosidad y el ambiente más amable y acogedor que las residencias. Puede ser reconfortante saber que te quedas con una familia que conoce bien el lugar pero por supuesto eso no es garantizado – unas familias agotan más tiempo a la experiencia del estudiante que otras.

Te aconsejamos leer tambien:  Niñeras bilingües, una opción eficaz para el inglés de tus hijos

Normalmente las familias acogen 2 estudiantes por habitación y, en ocasiones, puede llegar a haber hasta 4 estudiantes en la casa, siempre del mismo sexo. Esto obligará al estudiante a ser ordenado y disciplinado a la hora de compartir las zonas comunes. Es recomendable que si el estudiante no tiene mucho nivel de inglés, comparta la habitación con otro estudiante español el primer año. No es bueno intentar forzar a que el estudiante hable inglés todo el tiempo. El aprendizaje de un idioma es algo progresivo, y hay que basarse en las capacidades existentes poco a poco para que el estudiante no piense en el idioma como actividad negativa y para que el estudiante tiene muchas ganas de mejorar su inglés.

Todas estas experiencias, aunque al principio “duras”, necesitan una adaptación, y así debemos explicárselo a nuestros hijos, ya que son muy positivas para ellos. A fin de cuentas, las cosas que les cuestan a primera vista serán las que les han ayudado al desarollo personal en cuanto a su independencia y sus habalidades linguisticas. La mayoría de estudiantes, sobre todo los que al principio están más a disgusto, luego no quieren volver a casa.



Aula Inglés. Idiomas y experiencias.