Aula inglés

Becas Erasmus

El período de prácticas es fundamental para complementar la formación de cualquier programa de estudios. Gracias a él, los alumnos se adaptan a las eventuales opciones laborales que encontrarán una vez culminen su etapa estudiantil.

En algunas ocasiones, la práctica es igual o incluso más importante que el programa académico, sobre todo cuando se trata de sectores de la enseñanza en los que hay un predominio de la acción sobre los conceptos teóricos.

Las prácticas ayudan a aplicar los conocimientos adquiridos de forma inmediata. No es necesario esperar a que el alumno culmine su período de formación para que aplique lo aprendido. Puede hacerlo dentro de estos espacios, que además están diseñados para fomentar la capacidad de adaptación a entornos laborales.

 

Prácticas laborales en el extranjero

 

La realización de prácticas laborales es un paso fundamental que permite a los jóvenes estudiantes experimentar un primer acercamiento de lo que será su vida laboral.

Seleccionar la empresa y lugar donde llevar a cabo estas prácticas puede ser una decisión clave para su futuro profesional. Por eso, cada vez son más los estudiantes que desean desarrollar sus programas de prácticas en el extranjero.

Este tipo de experiencias, además de estar muy valoradas dentro del mercado laboral, permite conocer otros modelos de trabajar y perfeccionar el inglés, en especial en lo que respecta al vocabulario profesional.

Sin embargo, para muchos estudiantes, esta posibilidad se encuentra lejos de sus posibilidades, debido a la falta de presupuesto para residir en el extranjero y realizar unas prácticas empresariales.

Por fortuna, existen diversas becas a las que estos jóvenes pueden acogerse. Si eres uno de ellos, quizá te interese conocerlas más a fondo.

Se trata de las becas Erasmus, uno de los referentes más importantes en lo que tiene que ver con programas académicos financiados dentro del circuito de la Unión Europea. No sólo es una buen opción para complementar los proyectos profesionales de miles de estudiantes cada año, sino que también aporta notable experiencia cuando se asume como opción de prácticas profesionales.

 

Además de las becas para estudiar una parte de la carrera en un país extranjero, el programa Erasmus ofrece la posibilidad de llevar a cabo prácticas en empresas, centros de investigación y otras entidades de formación.

Erasmus tiene dos tipos de becas prácticas: curriculares y para recién titulados. En el primer caso, se trata de prácticas vinculadas a la formación universitaria. En el otro, van dirigidas a alumnos que hayan culminado sus ciclos formativos.

Por lo general, las becas prácticas Erasmus duran entre 3 y 12 meses y contemplan la vinculación del candidato a una empresa, entidad formativa acreditada en la acción exterior o centro de investigación de de la Unión Europea.

En el caso de las becas curriculares, los candidatos deben haber aprobado el 50% de los créditos de estudios, contar con un informe favorable emitido por la institución a la que está vinculado y tener un nivel mínimo exigido del idioma del país de destino.

La Comisión Europea ofrece una beca de 300€ mensuales para la manutención de los estudiantes. En el caso de España, las comunidades autónomas y el Ministerio aportan ayudas complementarias en función de criterios específicos.

A diferencia de las becas de estudio, las prácticas requieren de un curso de adaptación a la empresa seleccionada. Y cuando el candidato no cumpla con el nivel mínimo del idioma exigido, es necesario realizar una formación previa al desplazamiento con el fin de que se perfeccione su formación lingüística.

 

 

 

Nuestra agencia cuenta con las siguientes acreditaciones